No me afecta…. me está afectando!

Hace tiempo que no escribía sobre temas que no fueran moda, marcas, trabajo y sus variables, pero hoy tengo ganas y se debe a algo que pasó este fin de semana.

Hace unos días, tuve con una amiga una de esas eternas/alahoradelqueso/acostadas conversaciones por whatsapp y obviamente no les voy a contar lo que hablamos, pero si una frase que salió por ahí que hacía referencia a lo mal que hace guardarse las emociones, ser una contenida y no decir nunca lo que realmente se piensa “ya ves tu, quién se ve más joven? La Michelle o la que  dice CTM? CTM es el nuevo Botox”. Si, lo sé, no es textual, no haré una filosofía de vida a raíz de esa frase, pero yendo un poco más en profundidad….:

A todas nos pasa que queremos tener una súper vida, y por súper vida me refiero a nuestra familia y amigos,  un trabajo que amamos, más pares de zapatos que edad, amigas lindas y activas, buenas invitaciones, un hombre que nos haga ruido y cariño y nunca parar, sentir que el tiempo vuela y que somos mujeres modernas de esas que funcionan 24/7 y si no tenemos trabajo entre las manos, tenemos masa y hacemos galletas y las más estrictas se calzan su regio par de zapatillas y salen a correr por la ciudad. No lo podemos negar!

Porqué digo esto? aquí va el tema. Por que queremos que todo funcione, entramos en esta velocidad crucero, dejamos los 120 Kilómetros por hora pegados y con suerte miramos para atrás, nos reconfortamos entre nosotras, las que vamos a la misma velocidad y no queremos perder el tiempo en dramas lateros, en hombres caóticos, en terremotos emocionales ni en amigas/enemigas que piden más de lo que dan. PERO! Quién se ve más joven? Michelle o la que dice CTM?

Luego de una semana llena de cosas, trabajo, caos, fiesta en la montaña con Sean Paul en vivo, mucho Yeh Yeyeh y demáses, me despierto en mi casa el día Domingo, me miro al espejo y PÁNICO!! Desde la cintura para arriba pareciera que me hubiesen comido los zancudos, me picaba todo y parecía una frambuesa.
Por suerte ya me conozco un poco y supe que se trataba de una somatización, pero, de qué? Estaba tan feliz con mi pelo al viento a 120 kilómetros por hora dejando pasar todo y diciendo “how about no” o “next” que tuve que brotar cual loca de patio para reaccionar. Y claro, pensé que no me afectaba, pero me estaba afectando.  Qué cosa? aún no lo descubro, tengo que retroceder unos kilómetros, pero estamos en eso y ya no hay ronchas,  la velocidad crucero está desactivada, y como no quiero transformarme en frambuesa un Martes 13 cualquiera, dejo las carreras por los caminos bien recorridos. Por que las cosas no pasan por que sí, nada es perfecto, hay errores, consecuencias y cosas que aprender.
Hace bien vivir los procesos, sentir lo que se siente, pensar lo que piensa, decir lo que se quiere decir y no cegarse en una carrera mal recorrida.

CTM!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s